22/3/10

100km del Sahara: la crónica de Chema


Pues ya una vez aterrizado en España, y con los niveles de endorfinas equilibrados, es hora de echar la vista atrás y realizar la crónica de los 100kms del Sahara en Túnez.


La carrera es de 100kms por etapas ( 22 ,15,42 y 21kms) y 175 corredores, la mayoría italianos, aunque había de todas partes del mundo. Españoles fuimos cuatro, Mónica (una supercampeona de casi todas las pruebas del mundo de raids), Jose Luis, Patrick (holandés nacionalizado español que corría como reto personal y para recaudar dinero para Haiti) y yo. Por cosas del destino, los cuatro teníamos muchas cosas en común, los otros tres vivían/veraneaban en la misma población y con Jose Luis tenía el nexo de su trabajo en Zaragoza y conocidos comunes. En fin, lo de siempre, el mundo es un pañuelo…


Y comienza la aventura…nos montamos en el vuelo de TunisAir destino Tozeur, llegamos a Túnez..y sorpresa…lloviendo…, allí nos espera Carlos (el trazador español de la organización) y un periodista holandés de Runners World que también venía en nuestro vuelo de Madrid con el objetivo de realizar un reportaje sobre la carrera. Nos montamos en un todo terreno y al hotel, ya es tarde y hay sueño…


Al día siguiente, lunes, una supercaravana de 30 coches 4x4 nos desplaza hasta Ksar Ghilane de 6 en 6 personas, como éramos cuatro, buscamos a una pareja de italianos que estaban algo despistados…y nos metemos 5 horas de carretera hasta llegar al oasis, solo vemos en el camino desierto, arena y el chott de al-gahrid, un lago salado seco con unas costras de sal enormes a los lados; en ese chott se disputa una prueba de maratón en otra fecha. En el oasis hay unas jaimas medio fijas con unas “camas” de madera en la que nos instalamos los españoles. El oasis tiene una laguna de agua caliente donde te puedes bañar y allí procedemos a enseñar el material obligatorio, dorsal y demás trámites…primer contacto con la arena, es fina como harina, es polvo! Se mete por todas partes. Aprovechamos para hablar entre nosotros y conocernos algo más. Mónica nos deja con la boca abierta con su currículo deportivo…hacemos tiempo, cenamos y la primera sorpresa agradable, la comida está de restaurante, una pasada…! Y a la “cama”! A las 6:30 estamos despiertos, hace un frío tremendo (lo haría todas las noches, la temperatura es de unos 4º-5º), desayunamos y metemos todas las cosas en unos macutos de la organización del tamaño de un ataúd, bromeamos diciendo que así sirven luego para repatriar a los “caídos”…A partir de ahí el horario es muy similar todos los días, a las 8 la bolsa en el centro del campamento para que se la lleven los camiones, desayuno, a las 9:30 salida de los “walkers” (hacen la prueba andando) y a las 10:30 salida de corredores.


La salida de esta primera etapa es muy dura, 5kms de dunas de arena fina en las que te hundes hasta los tobillos, yo me equivoqué con las zapatillas, llevé unas salomon con polaina incorporada que ya me dieron problemas el año pasado en el maratón del Sahara, después de dicho tramo, me las tuve que quitar, vaciar de arena y encima ya barruntaba una ampolla en el puente del pie. Menos mal que para las siguientes etapas tengo mis salomon XT-wings… Al parar veo a JL y Patrick, y nos agrupamos, por supuesto super-Mónica va a toda mecha, inalcanzable…pasadas las dunas aparecen unas pistas y páramos con algo de vegetación y camellos salvajes deambulando de un lado a otro. Vamos adelantando a gente, esa ha sido una constante en toda la carrera, nos hemos dosificado bien y siempre hemos corrido en positivo, adelantando a gente. Llegamos el 70-71 y 72 de la general y Mónica 2ª en categoría femenina.



Al llegar al campamento en medio del desierto, la tormenta de arena con vientos de más de 40 nudos arrasa varias tiendas, la más afectada…la nuestra…está en el suelo y todo mojado (empezó a llover) y lleno de arena, perfecto! Las jaimas son de 6 así que estábamos los dos italianos y nosotros viendo los “efectos” de la tormenta y cogemos nuestras cosas y nos vamos a la jaima comedor a instalarnos. La jaima central también empieza a tambalearse y a calarse de agua y entre varios tienen que reapuntalarla, la situación era un poco delicada, la gente empieza a coger sus cosas y a meterse dentro de esta carpa central pq las tiendas son de tela de piel de camello y está calando todo…como podéis imaginar las mantas de pelo de camello huelen a rata muerta, sobretodo mojadas...


Al final nos trasladan a una jaima medio en condiciones a dormir, para nosotros es como un hotel de lujo! Por lo menos tenemos la barriga llena después de una cena (como todas las comidas) espectacular…empiezo a sopesar el riesgo de volver a casa con más peso del que he venido…uff…que rico todo! Ah! Por la noche nos dan los correos de amigos, yo recibo de mis pretorianos, susmurais, amigos, que subidón! Es el único vínculo con el exterior, ya que no hay cobertura. Charleta y a dormir al saco! Al día siguiente, como cada mañana, a buscar un sitio libre en un WC de trece mil kilómetros cuadrados….sin problema! Y empieza la segunda etapa. Para esta etapa forro literalmente mis XT con esparadrapo y encima me pongo unas polainas de alta tecnología (unos calcetines ejecutivos color carne…). No lo vais a creer, pero no me entró nada de arena, pero nada de nada, así que para el resto de etapas haría igual, eso si, estéticamente deja mucho que desear… La etapa es de 15kms, es muy rápida pese al terreno y a las dunas, ha hecho además bastante calor, llevamos el camel back con agua y sales pq la deshidratación es muy fuerte, se forman costras de sal en la mochila del propio sudor. Subimos puestos en la general!!



Llegamos y nos duchamos con agua helada, parece mentira que un depósito de agua en mitad del desierto pueda estar tan frío…nos vamos a la jaima que nos corresponde en el nuevo campamento (cada día se traslada y monta el campamento) y a “curarnos” las heridas y contarnos experiencias y demás…y por supuesto, como buenos españoles, comenzamos a analizar a los personajes extraños que nos rodean…que no son pocos…el holandés errante, el capitán tan (esta persona merece mención aparte por su coraje, tuvo un accidente de columna hace años y tiene insensible su cuerpo de mitad de la espalda para abajo, pero ha aprendido a andar “de memoria” y ha hecho los 100kms andando….chapeau! un ejemplo para todos), la barbie, el/la hibrido (no sabemos su género al 100%), la gallina vieja, el mexicano, la cascabel, peret (ufff, un italiano que da pereza hasta describirlo, se trajo la guitarra y quería ser el centro de todo…y para colmo, iba siempre vestido de amarillo…), el hooligan (un cromagnon inglés que corría con calcetines de lana), el mazinger (un tio de 1,90m, 100kgs, pura fibra, eso sí siempre lo adelantábamos, jejeeje)…en fin habría para escribir una crónica de cada uno de ellos…


Barruntamos ya la tercera etapa, el maratón, y la previsión es de solazo…parece mentira que cambie tanto la temperatura de la noche al día…la salida se hace en tres grupos separados por una hora, por los pelos no nos toca en el último, el de los más rápidos, vamos como cabeza de grupo en el segundo, es decir somos los más rápidos de nuestro grupo…lo cual nos viene fenomenal, pq de haber quedado en el grupo de los más rápidos, hubiéramos sido los más lentos de ese grupo…como diría, somos cabeza de ratón en lugar de cola de león…y por detrás de nosotros un tercer grupo. Hoy toca coraza pretoriana, para que brille al sol y sienta el apoyo de mis compañeros! Salimos reservones con la idea de dar el hachazo sobre el km30 o así, cuando empiezan los “zombies” y la estrategia nos sale de lujo….de nuevo de menos a más, cruzamos los dedos para que Patrick no se resienta de una lesión del día anterior, y no le preguntamos siquiera para que no “se acuerde”. El terreno al principio es duna pura y dura (blanda), después pista picando hacia arriba y los últimos kms un infierno de terreno arenoso, me descuelgo un poco de JL y Patrick y ya no los pude coger, aunque los tenía siempre a la vista. Adelantamos a gente de nuestro grupo y a los del grupo que había salido una hora antes, y no nos adelanta nadie del grupo de los más rápidos, fenomenal!



Físicamente me encuentro muy bien, sin dolores, sin ampollas, preparado para la última prueba. En este último campamento hay algo de cobertura en lo alto de una duna, así que todo el mundo va a la duna a hacer alguna llamada…En la general vamos en la posición 43, 46 y 48, y Monica 2ª en mujeres. Me planteo como reto tratar de acabar por debajo de las 10horas, pero al explicarnos Carlos el circuito de 21kms, lo veo difícil, pq es dunas y dunas hasta dos kms antes de la meta que es ya asfalto porque entramos en la ciudad de Douz. Le comento a JL y Patrick que voy a hacer la etapa solo para entrenar el coco. Esa noche, para celebrar la etapa del maratón,. Nos dan una copita de champán! Se ve a mucha gente tocada, de hecho el que iba primero tuvo que abandonar.


Al día siguiente la misma rutina, ya nos despedimos de dormir en el desierto en la jaima! La etapa es durísima, ya hemos aprendido a correr por las dunas, evitando la parte blanda y pisando la dura (la de menos pendiente), pero aún así el último tramo bajo el sol es tremendo. Por fin se ve Douz y la Puerta del Desierto, tuerzo a la izquierda y un par de kilómetros de asfalto a meta y entrada triunfal, en total, 9h56min, el 48 de la general…nos hacemos fotos, abrazos, alegría desbordante…y al hotel a darnos una ducha de agua…salada…aquí menos el agua embotellada toda es salada…y a comer! Ñam ñam…tras cinco días voy a saborear una cocacola bien fresquita! Monica también es adicta y nos zampamos tres latas en un pispas…ufff, que a gusto! Para cenar nos llevan a un espectáculo tunecino, de baile, música (por decir algo), caballos y camellos “mehari”, una pasada unos bichos con casi una envergadura de tres metros, los utilizan los jeques para las carreras. Tras la cena, entrega de trofeos (Monica quedó 2ª finalmente) y a dormir…al día siguiente turismo por Douz (no hay gran cosa, lo mejor los dátiles y la cabeza de camello colgada de la carnicería…) y salida a Tozeur en 4x4 con un chófer psicópata que iba o eufórico cantando o medio dormido, fue un viaje “entretenido”…Ya en el hotel cenamos y mini-fiesta, pero a las doce a la cama…hay que hacer la maleta, sacudir la arena y al día siguiente tras una breve visita al mercado y al “zoo” de reptiles de Tozeur, nos vamos a casa!!!!


He tratado de resumir en tres folios todas las experiencias, pero hay mil detalles que harían de esta crónica un libro…en resumen, una experiencia inolvidable, como todo este tipo de pruebas, unos buenos amigos más en el zurrón…y a entrenar que este domingo corro en la escuadra “pretomovil” en el maratón homenaje a la Legión!!!

Gracias de nuevo a todos por vuestro apoyo!

1 comentario:

PLUM dijo...

Ahora que me doy cuenta, has sacado todo el fondo de armario pretoriano que tenemos, jajajajaja

¡¡ENHORABUENA CAMPEON!!