3/5/10

24H NON-STOP LA BREÑA - LA CRÓNICA DE CHEMA

© MANOLOOK 2010

Hace tiempo leí una frase que no olvido: “Uno empieza a envejecer cuando deja de aprender”. El significado de dicha frase, cobra fuerza en una prueba como la de las 24 horas de las Breñas. Pese a llevar ya algunos años en esto del ultrafondo, no hay que perder la capacidad de aprender ante nuevos desafíos. Esta prueba, en mi caso, más que en lo deportivo (físicamente hablando), me ha aportado más en lo psicológico, componente que como todos sabéis en estas pruebas es tan importante como el físico.


Empecemos con los prolegómenos…: Ésta ha sido la primera edición de esta prueba, y por muchos motivos queríamos estar en ella presentes, la organizaba un gran conocido nuestro (Julio), estaba cerquita de casa, suponía un desafío “ultra” y tenía un componente benéfico que hacía que nuestra presencia allí fuera insoslayable. Con todos estos mimbres empezamos a preparar nuestra estrategia de cara a la carrera, pero había varias cosas que escapaban a la previsión: la primera, el tener que dar sucesivas vueltas a un mismo circuito de 25kms (ya os adelanto que prefiero mil veces un circuito de 150kms que 6 vueltas a uno de 25kms…), la autosuficiencia alimenticia pero con la opción de “repostar” a cada vuelta (éste fue uno de mis fallos) y la soledad…


Tal vez movido por la “confianza” y por el trabajo, dejé para la última hora del viernes el preparar la maleta con todas las cosas de la prueba, que como sabéis son “ingentes”: muñequeras, barritas, cremas, potingues, polainas, camisetas, ropa de noche, antimosquitos, buff, gafas, cortavientos, esparadrapo, aguja, frontal, pilas..)..y de ahí surgen los errores que luego pagué en parte. Me quedé sin pilas en el frontal en la primera vuelta nocturna (4ª del total), sin calcetines-ejecutivos-polaina para la arena y sin un buen avituallamiento de comida “casera”. Así que primera lección, preparar con tiempo las cosas…

En el plano deportivo, el sábado nos vimos en el carril de los Veteranos, muchas caras conocidas y un tiempo fabuloso, en total unos 240 participantes. Yo el viernes había conseguido cocer en el apartamento medio kilo de macarrones sin sal y sin aceite, pero bueno, menos era nada, y dejé todas mis pertenencias en el macuto en la carpa. Después de los consejos de rigor, a las 10 salimos rumbo al desafío! Los primeros 3 kms, eran de subida por una lengua de arena tremenda, fuimos más o menos juntos el equipo pretoriano, pero al llegar arriba y parar a quitarnos la arena, ya salimos Jose Luis y yo por delante y estuvimos juntos esa primera vuelta y hasta el km6 de la segunda más o menos.


El recorrido era muy diverso, cada 2-3kms había cambio de terreno, de arena se pasaba a pista, luego una subida, luego más arena, pinos, raíces, tramos de piedras, incluso riachuelos, zonas de vegetación, campos de trigo, la verdad es que se hacía muy ameno por el constante cambio del entorno.

Había tan solo tres avituallamientos, km 9, 16 y meta, y solo y exclusivamente agua.La primera vuelta debimos hacerla en unas 4h20min. Llegamos a meta y yo saqué mis macarrones puercos y no me resistí a “mangarle” un poco de pan y salchichón a Jose Luis. Durante la primera vuelta me tomé una barra de vitargo y media barra de otra cosa. Paramos casi media hora entre una cosa y otra, recargamos de agua y sales y a por la segunda vuelta. De nuevo la arena y demás, pero esta vez nos libramos de una buena porque con la charleta que llevábamos, nos pasamos un desvío y menos mal que nos avisó uno que venía por detrás. En ese mismo punto el que iba segundo se pasó también y perdió casi 40 minutos. El tema de la señalización es un aspecto a mejorar en futuras ediciones.


Jose Luis prefería llevar otro ritmo para dosificar mejor los tiempos. Yo me encontraba bien, y aunque veía que el “sueño” de dar seis vueltas era imposible (solo lo consiguieron dos, Gerardo y Fali), las cinco vueltas las tenía en la mano. Así que en el km6 nos separamos y ya continué solo. Esa segunda vuelta la di en 3h50m. De nuevo picoteé macarrones y seguí adelante, estando parado solo escasos 10 min.

La tercera vuelta fue mi “gran vuelta”, la hice en 3h25min, el tiempo acompañaba, iba hidratado y me sentía fenomenal, así que a toda máquina! Adelanté con vuelta perdida a Abencio y Rafa y al rato a Fran y Andrés, así como a algunos grupos de Sus-murais, me daba mucha alegría ver caras conocidas, además iba “con prisa” pq no quería que me pillara la noche en la tercera vuelta ya que no había cogido el frontal (aunque de poco me serviría…).


Paro algo más en la meta y trato de comer macarrones aunque el estómago lo tenía ya totalmente cerrado. Cojo el cortavientos, frontal y barritas de recambio y salgo con Ramón (lo conocí en la salida), y me pego a su frontal para ver algo más. Él en principio quería dar esa última vuelta y quería hacerlo andando, pero yo aún barruntaba dar 5 vueltas y le digo que voy a trotar un poco, él decide también correr conmigo pero en el km8 se tropieza con una raíz y se cae totalmente de bruces en el suelo, menos mal que era terreno de arena, sino se mata!

A partir de ahí deja de correr y yo sigo, pero ya sin apenas luz del frontal, también pego un par de trompicones de estos que notas las uñas clavarse en la zapatilla…se hace muy penoso el correr, ya que realmente hay muy pocos sitios para poder correr sin apenas luz. La única oportunidad es que mi mujer en alguno de los cruces de carretera me acercara unas pilas y en el km13 lo único que puede darme son dos pilas del mando a distancia del hotel que estaban peor que las que llevaba, así que cartucho fallido.


Los mosquitos nos respetan bastante, el repelente hace su efecto y además no hay demasiados. El desgate psicológico de tantas horas solo empieza a pasar factura, físicamente voy entero, pero empiezo a plantearme que sentido tiene dar una 5ª vuelta por un terreno ya más que conocido, solo, sin apenas luz, y total dar una quinta vuelta andando lo único que iba a reportarme era un cansancio extra sin apenas beneficio. La faena es que mi saco de dormir estaba en el coche de JL, lo llamo y de casualidad estaba en meta terminando su tercera vuelta, le pido que deje mi saco y forro en la carpa con mis cosas para por lo menos dormir al llegar.

Termino la cuarta vuelta en 4h10m, llego a las 2:30 de la mañana, me planteo de nuevo el dar esa quinta vuelta, ya que tengo tiempo de sobra para hacerla tranquilo, pero no le veo aliciente, me pesa mucho el repetir de nuevo el circuito, ya sin luz, sin “polainas”, cansado y harto de alimentarme de isotónico y barritas…y macarrones…así que cojo el saco, me echo al suelo, y mañana será otro día!

Me despierto a las 7, ya han llegado todos los pretorianos sanos y salvos. Con el rollo éste de la autosuficiencia, hasta las 10 no nos dejan movernos ni comer nada que no esté en los coches o en las mochilas, así que asalto la caja de galletas de Rafa y me zampo la mitad. Nos ponemos de charleta con los susmurais y echamos el rato hasta que a las 10:45 empiezan a dar la camiseta de finsiher y demás trofeos…y a casita…


En resumen, completamos cuatro vueltas y 103kms, José Luis, Isidro y yo. Tres vueltas, Andrés, Fran, Abencio y Rafa (78kms),


Como reflexiones: NUNCA perder el respeto a una prueba de ultrafondo, prepararla con tiempo, tanto en lo físico como en la “logística” no dejar nada para última hora. Ah! Para los que tengan pruebas de arena en mente..…probad los ejecutivos…van mejor de lo que pensáis….para mi fue un orgullo como siguiendo mis consejos tras los 100kms de Túnez, Hielo y Gerardo se llevaron varios pares a Sables y les fue genial, y en esta prueba también los han llevado puestos…eso si, escoged colores discretitos, jajaja…

Nos vemos en el Animal Trail !!

P.D.: Por fin se le hizo entrega al presi de la camiseta con los laureles y la frase!

4 comentarios:

manologarcía dijo...

Buenas, enhorabuena por la ultrapiña y por lo ameno de la crónica, siempre es un placer encontrarse con Pretorianos.
Un abrazo y nos vemos en la Animal.

scheilor dijo...

Excelente crónica Chema, entre tu relato y las fotos de Manulook, se me han puestos los dientes largos, espero que para el próximo año no coincida con el día 1 de Mayo o me voy a tener que divorciar.

Me ha encantado la frase "Empieza uno a env...."

Francisco Javier dijo...

Acabo de leer la cronica y fenomenal.
Enhorabuena campeon, espero poder esta semana que entra escribir una cronica a la altura de la tuya.

Un abrazo.JAVI

Cientounero dijo...

Magnifica crónica amigo Chema.
Magnifico amigo Chema cronista.

Porque no fuiste tu el que vio el alacrán, porque con lo harto que estabas de barritas energéticas, eras capaz de comertelo.

Ya es el segundo que aparece en estas aventuras, se ve que nos siguen los escorpiones.