1/4/10

MI [NO] CRONICA DE VI HOMENAJE

Por Scheilor

Esta no es mi crónica del VI Homenaje, es un pequeño relato de las sensaciones que he sentido en dicha prueba.

También es una confirmación de una frase que algunos, hemos comentado a lo largo de nuestra andadura pretoriana y que personalmente estoy seguro, voy a pronunciar más veces, por el buen comportamiento y saber hacer de mis compañeros :

“CADA VEZ ESTOY MAS ORGULLOSO DE SER UN PRETORIANO DE TOMARES”

En primer lugar, mi reconocimiento a : Abencio, Manolo Ortega y Manolito Muñoz que estando lesionados y sabiendo que no deberían correr, les pudo las ganas y el coraje al menos de intentarlo. Que terminaran o no, no disminuye mi admiración por ellos.
A mitad de carrera cuando empezó a dolerme el brazo izquierdo, me acorde de ellos (a M.Muñoz lo tenía a mi lado y a pesar de que se había inscrito a la media, siguió con nosotros hasta la Alameda) y este recuerdo, me dio fuerzas para continuar.

Sensación de alegría en la entrega de las corazas a nuestros compañeros : Antonio Hans, Javier Raposo y Andrés López, este último merece mención aparte, por su gesto de solidaridad en Haiti.

Hice la carrera con el equipo del Bombe, Javi, Polo, Javier y Emilio y como queda dicho también con M.Muñoz. Aunque en las subidas me quedaba atrás y es que mi corazón empieza a entender de edad y no de club de ultrafondo, luego los alcanzaba porque creo que bajaban el ritmo para esperarme, aunque Javi, me decía que no. (le había dicho que iría con ellos, sino me esperaban).

Mi admiración para todos ellos, por la responsabilidad, buen hacer y determinación de guiar a nuestro compañero Emilio, hasta la meta a pesar del estado del terreno en la 1ª parte de la carrera.

Siempre dispuestos a relevar al compañero en la barra, sin escaquearse, con alegría, buen humor. (El único que se escaqueó fui yo, con la excusa del dolor del brazo).

Mención aparte merece Emilio, para mi Emilio El Grande, y no por el valor que tiene hacer esta carrera con su minusvalía, que también, sino porque lo máximo que había corrido, eran medias y los 26 kms. de Ecija y pasar de este kilometraje a correr 43 kms, de montaña tan duros como el Homenaje este año, no está al alcance de cualquiera.

Aunque no quiero hacer una crónica, si me quiero referir a dos pasajes, de la misma :

1ª- Polo a pesar de infección bucal, a saberrr ….sobre el km. 25, empezó a ligar y resultó que la joven (Sonia), como decía Polo, además de guapa, era simpática y encima “cañailla” y además era la 1ª carrera que hacía en su vida, joder yo también “cañailla” presumía de que mi 1ª carrera había sido la media de Arahal a Morón y va Sonia y se hace 43 kms, y entra antes que nosotros (claro que ella no se paro en Arriate a beber cervezas). Queda demostrado que a los “cañaillas”, no nos gusta empezar por las populares.

2ª- A partir del km. 30/33, a Emilio no le quedaban fuerzas para correr y casi todo el tiempo andábamos.

Faltando 3/4 kms. para Ronda, en la bajada quisimos trotar un rato y Emilio, se negó, cuando empezamos a jalearlo, Emilio vino a decir : ¿Que haríamos nosotros en sus circunstancias? y que nos iba a dar, una especie de recomendaciones de la ONCE sobre las carreras con invidentes, me imagino que se quería referir, a que no había que apremiarle o forzarle el ritmo, entonces me ví en la obligación de decirle, que esa pregunta, no la hiciera nunca más, que lo tratábamos como a cualquier compañero, que no teníamos nada que ver con la ONCE, ni recibíamos subvención alguna por él, que él era pretoriano, porque había pasado los filtros (entrenos, afinidad, etc.), como todos los demás y como tal le tratábamos, que no le teníamos lástima y que lo habíamos “achuchado” como a cualquier compañero, que todos íbamos falto de fuerzas pero que teníamos que aligerar el paso en la bajada, entre otros motivos por la hora de salida del autobús, que nosotros no presumíamos de tener un invidente en el club, solamente que tenemos un compañero más, de cuál nos honramos con tenerlo en nuestras filas.

Quizás fui algo duro en el tono, pero creí que debía decirlo, para que no se repitiese más la dichosa pregunta.

(Entre nosotros y sin que Emilio se entere, ¿Cuantos de nosotros, seríamos capaces de terminar esa carrera en las circunstancias de Emilio?).

Otra buena sensación fue ver entrar en meta a mi yerno Manolo, rodeados de Susmurais por haberse roto el equipo, debido al obligado abandono de Abencio.

Ver entrar en meta a Mª Angeles y Oswald, (nuestros insignes marchadores), tan frescos y sonrientes, me dio la sensación de que venían de un desfile y no de machacarse con 43 kms., yo de mayor quiero tener el porte de ellos, por supuesto la altura también.

Seguimos esperando en meta, la entrada de Rafa Iza, pero como teníamos que entregar las llaves del apto. a una hora, nos fuimos alejando despacito de la Alameda , esperando ver a Rafa, lo vimos al fondo en la plaza del parador y a mi grito de ¡¡¡PRETORIANOS¡¡¡, comenzó a correr con esa elegancia suya, solamente con pensar que el Lunes empezaba el camino de Santiago ya me impresiono su llegada.

Pepe, me pongo en tu pellejo, al sentirte culpable de retrasar a tus compañeros de equipo, por un lado ellos aflojan su ritmo y tu sin poder ese día, aprietas el tuyo, por lo cuál te fatigas más y al final nadie está contento, eso mismo me paso el año pasado, con la diferencia de que yo no quise ir en equipo y como faltaba uno, pues me nombraron a mi. Animo campeon, ya habrá otra carrera.

Mi alegría de que el Potaje terminase bien la carrera, sin fatigas, vomitos, etc, Una pregunta ¿Dejó ese día las cocacolas?

Ver entrar en meta, en varias fotos progresivas a Juani y enarbolando el estandarte, era la imagen plástica del triunfo pretoriano en ese día, que lástima no ver esa entrada en directo, era como si estuviese diciendo : "seguidme pueblo pretoriano, os voy a guiar al camino del triunfo", su impetu era parecido al de la heroina de Delacroix.

Por cierto Juani, me he enterado que durante 3 dias, has estado durmiendo en la salita, porque no podias subir ni bajar las escaleras, espero te hayas recuperado.

Sensación del crecimiento de la familia Pretoriana y allegados o tropas auxiliares, como lleva a gala Plácido en su camiseta, al ver las fotos del conjunto.

Por último, reflejar la sensación de vacío, por no tener a nuestro lado a compañeros que suelen estar en esta carrera, como Plum, Juanjo o el amigo Alfonso, que pena que no te pudieses quedar una horita más en meta, para saludarte.

Cierro esta crónica, con estas frases que he leído en el foro :

..."Hoy me siento Pretoriano...por correr con mis hermanos"..."Tal vez no llegue el primero...pero iré con compañeros".

Por último dar las gracias a Conchita y mi hija Laura, por acompañarme en estas batallitas.

NOTA.- Agradecería que bien el Bombe o Javi, le leyese a Emilio, esta no crónica. Gracias de antemano.

Pretoriano Scheilor

4 comentarios:

PLUM dijo...

Pues yo opino, amigo SCHEILOR, que esto es una CRONICA en mayúsculas. Como la copa de un pino :)

Enhorabuena, campeón

Y enhorabuena al resto de compañeros

Santi Martin-Bravo dijo...

Enhorabuena Scheilor por esta pedazo de crónica y a todos el resto de compañeros, en especial a Emilio por terminar su primer homenaje como miembro del club. Yo también falté al Homenaje muy a mi pesar y me acordé mucho de todos vosotros desde miles de kilómetros de distancia (Turquía), lo que pasa que no pude mandar mensaje como en mí era habitual debido a no estar operativo el móvil pretoriano del presi. Un abrazo a todos.

Rafael dijo...

Buena crónica Scheilor.

En cuanto a Emilio no me extraña que las pasara canutas como estaba el terreno.

Yo apenas lo conozco, tan solo del entrenamiento que hicimos por la ruta del agua y después en pleno Homenaje, pero eso sí a "bemoles" le gana poca gente.

Un saludo a todos los Pretorianos, acabaráis o no, desde el CD EL ADOQUIN.

PANDURO.

Cientounero dijo...

Magnifica No-crónica.

Y creo que Emilio, debería llamarse "Emilius Magnus", habrá que sugerirle el nombre y si le gusta evidentemente deberá pagar una ronda.