31/8/11

CRÓNICA DE UN SUEÑO CUMPLIDO (I) - UTMB 2011



Música para amenizar la lectura...

Esta es la crónica que siempre quise escribir. La crónica de un sueño realizado, de un reto que rondaba mi mente desde hace un par de años, cuando escuché por primera vez hablar de esta mítica prueba, la carrera de montaña más famosa del mundo. Detrás de esta crónica hay meses y meses de duros entrenos, horas y horas de soledad, madrugones los fines de semana, sacrificios en la vida personal, tiempo robado a los familiares y amigos, dinero invertido en múltiples compras de material, una meticulosa preparación… pero también hay buenísimos momentos haciendo lo que me gusta compartidos con mis queridos compañeros de club, gratificantes ratos en la montaña, y sobre todo, mucha, muchísima ilusión por enfrentarme a esta impresionante aventura. Hoy, unos días después de haber conseguido finalizar el Ultra Trail del Mont Blanc, la verdad es que estoy todavía un poco abrumado por la magnitud de la prueba, pero sobre todo, por la mezcla de sensaciones, sentimientos, momentos vividos y gratitud hacia mucha gente que se agolpa en mi cabeza. Espero ahora ser capaz de plasmar todo ello sobre el papel de manera más o menos ordenada. Sincera y modestamente os diré que me siento como un tío normal que ha conseguido algo extraordinario.

Quiero empezar por una de las cosas que considero más fundamentales para haber culminado con éxito la prueba, y es mostrar mi agradecimiento a todos los que me han apoyado y han estado pendiente de mí antes, durante y después de la prueba. Para mí ha sido realmente emocionante y me ha ayudado a seguir adelantes saber cuánta gente ha estado detrás, dándome sus ánimos, tanto sobre el terreno en Los Alpes como siguiendo la carrera día y noche a miles de kilómetros de distancia sentadas delante de un ordenador. Quisiera mencionar en primer lugar a mi querida Rocío y a mis padres, que han sido pilares fundamentales del éxito. Tengo clarísimo que sin su asistencia en diversos puntos de la carrera, sin su calor y su cariño, no hubiera podido terminar. Gracias Rocío por aguantarme tantos meses hablando y hablando de la carrera, dándole vueltas y vueltas al material, a las compras y a la planificación, hasta el punto de resultar cansino, y por ayudarme a calmar los nervios y por saber soportarme en esas noches sin pegar ojo de los días previos.




Quiero dedicar mi logro de corazón a tres compañeros, tres amigos, tres hermanos pretorianos de armas que también han jugado un importante papel en esta locura. El primero de ellos es Chema, gran corredor y mejor persona, con quien compartí la primera noche de carrera, y que desgraciadamente tuvo que retirarse por culpa de una desafortunada lesión. Chema ya sabes que me has ayudado un montón en la preparación de la prueba. Como te dije emocionado al llegar a la línea de meta, mi sueño hubiera sido más completo si hubiera podido atravesarla en tu compañía. Te eché mucho de menos el resto de la carrera, todo habría sido más fácil de haber podido compartir contigo lo que quedaba y sobre todo esa durísima segunda noche en soledad. Hiciste lo correcto retirándote, estoy seguro de que conseguirás lo que te propongas. En segundo lugar Manolo Ortega, quien comparte con nosotros el sueño de finalizar algún día el UTMB. Tras sufrir el palo del pasado año de la suspensión de la UTMB por mala meteorología, este año por cuestiones laborales no ha podido venir a Los Alpes, donde le hemos echado en falta. Se me ponen los pelos de punta cuando me recuerdas ese sueño que un día tuvo Isidro en el que vio que tú serías el primer pretoriano en acabar el UTMB; cuando yo te pedí tu coraza para ponérmela si conseguía acabar me dijiste que el del sueño de Isidro era yo entrando en meta con ella. No sé quien sería el del sueño, pero lo que es seguro es que para mí fue un orgullo poder dedicarte ese pequeño homenaje en meta, y espero que algún día puedas vivir tú también ese momento. Por último, quiero dedicar la carrera a nuestro querido presi, José Luis, el gran Cayo, como todos sabemos uno de los grandes artífices de que nuestro club haya llegado a ser el grandísimo grupo humano que tenemos la suerte de tener. Tienes mi admiración por el gran valor que demostraste en tu carrera, la TDS, cuando aún con el tobillo lesionado seguiste adelante durante decenas de kilómetros antes de no poder superar uno de los exigentes cortes ya en el km. 90, cumpliendo con el credo pretoriano, “jamás un pretoriano se retirara de una carrera hasta caer reventado”. Y no se me quita de la cabeza, no se me olvidara jamás, ese momento crítico de la segunda noche de la UTMB, en el avituallamiento de La Fouly, en el km. 110, donde gracias a mi familia pero como bien sabes sobre todo gracias a ti y tu experiencia, pude salir vivo y continuar después de haber llegado totalmente extenuado y prácticamente decidido a abandonar. Tienes mucha culpa de que haya conseguido acabar y te estaré siempre agradecido por eso.

Quiero felicitar a Pedro y Pruden, compañeros pretorianos que vinieron a Chamonix y alcanzaron la victoria finalizando su durísima prueba, la TDS, así como a nuestro amigo Jose Mª Rivero, por hacer lo propio en la CCC. Gloria y honor para ellos. Esperamos sus crónicas, a ver si os animáis a escribir algo... Agradecer a la familia de Pedro: Pili, Pedrito y Belén, por el gran esfuerzo que han hecho por estar pendientes de todos nosotros mientras participábamos y por ir informando puntualmente a los compañeros en Sevilla. Mi reconocimiento también para Benito y Diego Bonilla, quien por problemas físicos tuvo que abandonar la UTMB tras 70 kms, para no comprometer su participación en otro gran reto que tiene ahora por delante… gracias por tu consejos y compañía en esas horas de nieve, cumbres y antecumbres por el col de la Seigne. Nuestra amiga Bea luchó como una auténtica gladiadora hasta que los malditos controles le hicieron hincar la rodilla en Champex-Lac, ya en el km. 124.


El dibujo que nos ha regalado Antonio Acebal para la ocasión, muchísimas gracias Antonio

Por último, pero no por ello menos importante, quería agradecer muy sinceramente a todos los compañeros y amigos que han estado pendientes desde miles de kilómetros de distancia, desde lugares tan dispares como Sevilla, Londres, Punta Umbría, Cork o Lora de Estepa. Ha sido increíble la cantidad de mensajes y llamadas que he recibido tanto de día como de noche durante la carrera, aunque no pudiera devolverlos por estar demasiado ocupado en arrastrarme cuesta arriba por algún puerto monstruoso, por no despeñarme, o por no quedar eliminado por los exigentes controles de paso. Me he emocionado cuando he vuelto a casa y he visto centenares de mensajes en el facebook siguiendo la aventura; a pesar del cansancio y las agujetas, ayer no pude dormir hasta las tantas cuando terminé de leer todos los mensajes después de varias horas. Muchas gracias por estar ahí, os sentí muy cerca en la fría noche alpina, y sé que algunos de vosotros apenas dormisteis para continuar el seguimiento; ¡espectacular! En este punto me gustaría agradecer de manera especial a Abencio, Plum, Oswald y Javi, por mantener el Facebook y el blog pretoriano echando humo durante más de tres días ininterrumpidamente. También quiero mencionar a mis amigos Iñaki, Berta, Dani Calle, Alberto, Tomás, Tío Juanito, Bala, Óscar, Lucas, Tere, y Nacho, entre otros, por estar al pie del cañón preocupándose por su loco doctor Martín, sobre todo en esa segunda noche donde tanta compañía me hizo falta. Gracias por trasnochar conmigo en la distancia y ponerme esos temas que aunque no podía escuchar de alguna manera llegaron a mis oídos.


Bueno, creo que aquí acaba el capítulo de agradecimientos de esta crónica. Proseguiré con la crónica de la carrera propiamente dicha. La verdad es que creo que tengo vivencias para rellenar folios y folios, pero no sé si aburriros con una retahíla de nombres de montañas, valles y pueblos, o hacer un compendio de sensaciones… En cualquier caso, todo ello será en el próximo capítulo… Gracias por leerme.



CONTINUARÁ...

Santi Martin.

8 comentarios:

Antonio Acebal dijo...

A medida que pasen los años, esta vivencia, cada vez, sera mas grande para ti. Es un tesoro que guardaras para toda tu vida. Enhorabuena Santi. Signun Velox.

Cientounero dijo...

Enhorabuena amigo Santi, gracias por tus palabras, y no demores mucho el resto de la crónica que estamos con nervio y ansía esperándola.

SCHEILOR dijo...

Enhorabuena CAMPEON, cuando yo sea mayor, quiero parecerme a ti e intentarlo.
Gracias por la crónica previa, espero las de las sensaciones, el francés no
es lo mio. jajaja

Fran dijo...

Tu mayor grandeza consiste en hacernos grandes a todos. No lo dudes, el logro es tuyo

M.Mendez.M dijo...

SANTI, ERES BUENO¡


EL BOMBE

Paulo de Tarso dijo...

Si eres bueno como atleta, más bueno eres como persona, muchas felicidades CAMPEON.

sr.ornitorrinco dijo...

Esa entrada en meta con la bandera... algo extraordinario, fabuloso, inolvidable. Lo se, yo senti lo mismo. Felicidades !!!

JAVI dijo...

Don Santi como te dije te llamaria a partir de ahora, siempre gracias a ti.