18/8/09

Cronica de la subida Trevelez-Siete Lagunas-Mulhacen por tropa auxiliar Trango


Trango



Guau...¿pero donde van esta gente?. Son tan solo las 5:30 de la mañana y aun no me toca mi paseo. Qué estarán tramando,… ¡Guau, aquí hay movida!, han metido en el coche las mochilas y los bastones, esto me huele a salida al monte, ¡fantástico, genial!.

¿No intentareis meterme en esa jaula de plastico?. Por favor no me hagáis eso, tengo tan solo seis meses, prefiero ir asomado por la ventanilla del coche y olfateandolo todo. Vale, de acuerdo, sí queréis que me meta en ese cuchitril primero cogedme je je…. Aunque pensándolo mejor, si me dais una galleta me daré por vencido.

Ya hemos llegado, un momento, se monta alguien en el coche, pero si es Rafa Iza, ya decía yo que este olor me sonaba, de cuando fuimos juntos al Veleta. Tengo sueño, así que obvio sus cucamonas y me hago un rosco dentro de mi caja. No me dejan dormir, esta gente no paran de hablar de Sierra Nevada, de los Pretorianos y de un tal Abencio al que conocí meses atrás, el tío estaba salado, la verdad es que no me cayó nada mal….

¿Pero que mareo, qué clase de carretera es esta, cuándo vamos a llegar? Llevamos más de dos horas y media de camino y por fin llegamos a un pueblo. ¡Se bajan y me dejan aquí!. Un momento huelo a churros ¿no me digáis que no me vais a dar? Ladridos al canto a ver si alguien me da churros…Tarea infructuosa, espero que al menos os sienten mal.

Comentan que el pueblo que dejamos atrás se llamaba Lanjaron y que falta una hora para llegar a Trevelez por una carretera que se las trae. Paramos en una fuente que el agua sabe como si saliese de un botijo de hierro oxidado, escuché que se llamaban aguas ferruginosas y que son buenas para el estomago, el mío por lo pronto esta suelto.

Última parada, llegamos al punto de destino. Subiremos a Siete Lagunas a 3060 metros, lugar donde haremos noche para la mañana siguiente subir al Mulhacen a 3482 metros.




Comenzamos por un estrecho pedregal donde el agua mana de las paredes, ¡es fantástico! Aunque esta gente va muy lenta, dicen que el desnivel es pronunciado, así que iré controlándolos poco a poco para que no se me descarríen. Rafa Iza comienza a tener dificultades en la subida, normal si se vive a nivel del mar y a las pocas horas se camina a 2.500 metros de altitud, me pegaré a su lado y cuando se pare le lameré para que se anime.

¡UNA ACEQUIA, PERRO AL AGUAAAAAAA!.... Vale, nos vamos, no lo he podido evitar, es que el agua estaba tan limpia y tan fresquita.



Llegamos a la Campiñuela, Rafa Iza se ha quedado en el pinar con muchas dificultades. Bajamos a por su mochila y le animamos para que llegue a esta zona a descansar y comer algo. ¿Por qué me atáis, no me vais a dar a probar ese queso manchego que huele tan bien?

Que bien nos ha sentado la siesta, a seguir se ha dicho. El ruido del agua retumba en el impresionante valle que presiden las llamadas Chorreras Negras, una pared que es el desagüe de Siete Lagunas.



¡Agua, agua y mas agua, increíble!. Un zigzagueante y divertido sendero asciende a la derecha de las cataratas hasta llegar a Siete Lagunas, un espectacular circo a las faldas del Mulhacen. A la derecha de la Laguna Hondera encontramos un refugio natural bajo unas piedras donde pasaremos la noche, la cual que pronto esta al caer. Estoy tan emocionado que no tengo apenas apetito. Nos metemos en el refugio y me atan para no escaparme (en eso estoy yo pensando). El cielo estrellado deja paso a una calida noche donde el viento ha dejado de soplar.


¡GRRRRRUUUUUUUUU!, ¿QUIEN VA?, ¡PERO SI SON ZORROS QUE QUIEREN NUESTRA COMIDA! ¡GUAU, GUAU, GUAU! ¡A DESPERTAR A LA GENTE SE HA DICHO! ¡GUAU, GUAU, GUAU! Estaré vigilante pues seguro lo intentaran de nuevo a lo largo de la noche.

Me despierto con el olor a café que Rafa Iza esta preparando, aun es de noche. En una de las cornisas hacia el Este esperamos, ellos con su cafetito en la mano a no se qué…. ¡GUAAAAAUUUUU, ESPECTACULAR, IMPRESIONANTE LA SALIDA DEL SOL!


Por uno de los lados del valle comenzamos a tomar altura en dirección al Mulhacen, aquí ya no hay agua pero a lo lejos se ven zonas en que la nieve aun no se ha derretido. Rafa a quien llaman Oswald no va nada bien, se queja de molestias en su cuerpo y que apenas tiene fuerzas para caminar, lo cierto es que apenas le he dejado descansar en toda la noche. Maria Ángeles al frente mostrando una gran fuerza y Rafa Iza cerrando el grupo no paran de animarlo, así que decido unirme a ellos, opino que como no sea a base de lametones seguro no lo consiguen.

Poco a poco tomamos altura por la loma encarando nuestro destino, las vistas que hay de Siete Lagunas son impresionantes y las montañas que antes nos parecían inmensas van quedando bajo nuestro campo de visión. Pronto vemos aparecer majestuosa La Alcazaba entre La Loma del mismo nombre y El Peñon del Lobo, hacia el Sur divisamos el contorno de la costa almeriense revestida de plásticos de invernaderos.

Por fin llegamos al punto mas alto de la península a 3.482 metros sobre el nivel del mar y cuya leyenda cuenta que el rey Muley Hacem, despojado de su reino granadino, es enterrado en esta cima, la cual pasa a tomar su nombre. Me suben al pilón que marca la altura para hacernos las fotos de rigor.


La bajada hacia Siete Lagunas es rápida y tras un breve descanso volvemos hacia el pueblo. Quieren llegar al Camping de Trevelez donde admiten perros como yo, pero no tan bonitos (podéis pensar que me lo tengo muy creído, pero razones no me faltan). Allí los simpáticos dueños del camping recuerdan a Rafa Iza de anteriores visitas y nos dan rápido cobijo en el Bungalow que llaman el refugio. En la terraza de este bungalow que esta sobre el restaurante me dejan atado, cosa que no me molesta, a decir verdad estoy un poco cansado pues los zorros apenas me han dejado dormir, las vistas del valles son espectaculares y además se esta muy, pero que muy fresquito.


Entre sueños oigo que Maria Angeles, Rafa Iza y Oswald toman cervezas mientras escuchan las historias que cuenta Ricardo, el dueño del Camping, de las montañas, de la nieve, de rescates y de los picos que a lo largo del mundo han pisado. Y quedan para el mes de Enero, cuando se produzca la primera gran nevada del año y para poder hacer juntos una travesía por tan increíble lugar. Espero haberme portado bien para que me lleven en la próxima salida.


Un fuerte lametón para Rafa Iza

Trango

Tropa Auxiliar Perroriana


4 comentarios:

Chema dijo...

Trango, menos mal que estabas tú para cuidar de estos chalados!!! seguro que llevas más kilómetros en tus patas que muchos pretorianos este verano que no se han despegado del grifo de cerveza y del chiringuito jajaja!

PLUM dijo...

Estupenda crónica, amigo TRANGO, comparto la opinión de CHEMA con que si no llega a ser por tus lametones estos pringaillos no hubieran coronado la cima. Lo del grifo y el chiringuito, cuando quieras hacemos una apuesta a ver quien aguanta mas kilómetros, jejejejeje
Salud. plum

Santi Martin-Bravo dijo...

Enhorabuena Trango por tu hazaña y por tu crónica, me ha encantado conocer Sierra Nevada desde tu punto de vista perruno. Te mereces un dog-chau.

Santi Martin-Bravo dijo...

Ah!!! Y muy buenas las fotos y vídeos. Para haberlas hecho un perro no están nada mal....